Cesarea

by - martes, diciembre 18, 2012

La primera opción para dar a luz a mi bebe siempre fue el parto natural, el hecho de hacer las cosas como la "naturaleza" lo tiene previsto y la rápida recuperación para atender a mi bebe eran las principales razones.


Sin embargo me diagnosticaron placenta previa o baja desde los primeros meses de embarazo, a pesar que el medico me dijo que lo más probable es que la placenta cambie de posición con el continuar de mi embarazo lo cierto es que se ha movido poco o nada, así que he preferido ir haciéndome a la idea de que hay muchas probabilidades de que mi bebe nazca por cesárea para que si el doctor llegase a decirme en algún momento que no hay otra opción no haya nada que me haga pensar que fracasé o algo asi, sino que simplemente existen 2 maneras de dar a luz y a mi me toca esta asi que hay que seguir adelante por el bien de mi bebe.

Decidí averiguar un poco acerca de que trata específicamente una cesárea así que aquí les traigo una pequeña recopilación cortesía de Babycenter.

Comencemos por el principio, una cesárea es un procedimiento quirúrgico que consiste en practicar un corte en el abdomen y el útero, a través del cual se extrae al bebé. En algunos casos, la cesárea se programa por anticipado; en otros, se realiza cuando surgen complicaciones durante el mismo proceso de parto y se les llama comúnmente "cesárea de emergencia". 

A pesar que se hacen con frecuencia, una cesárea es una cirugía abdominal importante, y como cualquier intervención representa riesgos. Es importante saber que las mujeres que dan a luz mediante cesárea son más propensas a tener infecciones  hemorragias intensas, coágulos de sangre, más dolor después del parto y una recuperación más prolongada. Las lesiones en la vejiga o en el intestino (aunque no son muy frecuentes), también son más comunes. Por esto siempre se recomienda dar a luz de manera natural y tener la opción de la cesárea en caso sea únicamente necesaria y no "solo para que no me duela".

Además, si planeas tener más hijos, cada cesárea que te hagan aumentará el riesgo de que desarrolles placenta previa en futuros embarazos. No obstante, no siempre se puede evitar una cesárea. En algunas circunstancias, la cesárea es lo mejor que puedes hacer, por tu propio bien o el de tu bebé. 

Las condiciones que pueden requerir una cesárea programada son las siguientes: 

• Ya has tenido una cesárea "clásica" (con corte uterino vertical) o más de una cesárea. Si sólo has tenido una cesárea con corte horizontal, puedes ser buena candidata para tener un parto vaginal después de una cesárea. 

• Has sufrido alguna otra cirugía uterina, como por ejemplo una miomectomía (extracción quirúrgica de fibromas). 

• Estás embarazada de más de un bebé (algunos gemelos pueden nacer por parto vaginal, pero todos los embarazos de trillizos o más bebés requieren una cesárea). 

• Se espera que tu bebé sea muy grande (esta complicación se denomina macrosomia), especialmente si eres diabética o has tenido otro bebé de igual tamaño o menor que haya sufrido traumatismos graves durante el parto vaginal. 

• Tu bebé viene de nalgas o está en posición transversal (de costado). En algunos casos, como en un embarazo gemelar en el que el primer bebé está situado cabeza abajo y el segundo viene de nalgas, es posible dar a luz de forma vaginal al bebé que está de nalgas. 

• Tienes placenta previa (cuando la placenta se encuentra tan abajo en el útero que cubre el cuello uterino). 

• Se sabe que el bebé tiene una enfermedad o anomalía fetal que haría que el parto vaginal fuera peligroso. 

• Eres VIH positivo y los análisis de sangre efectuados al final del embarazo muestran que tienes una alta cantidad del virus.

En el caso de las cesáreas de emergencia se puede solicitar cuando:

• El cuello del útero deja de dilatarse o el bebé deja de descender por el canal del parto, y los intentos de estimular las contracciones y reanudar el proceso no han dado resultado. 

• La frecuencia cardíaca del bebé preocupa al ginecólogo, por lo que éste determina no continuar con una inducción ni con un parto vaginal. 

• El cordón umbilical se desliza por el cuello del útero (esto se denomina cordón umbilical prolapsado). Si eso sucede, el bebé necesitará nacer inmediatamente, porque un cordón prolapsado puede cortarle el suministro de oxígeno. 

• La placenta comienza a desprenderse de la pared uterina (desprendimiento prematuro de placenta), lo que significa que el bebé no tendrá suficiente oxígeno, a menos que nazca inmediatamente. 

• Tienes una erupción de herpes genital cuando empiezas el parto o cuando rompes aguas. La cesárea ayudará a proteger a tu bebé contra la infección. 

En caso te digan que deberás hacer una cesárea durante el proceso de parto tu ginecólogo te explicará cuál es la situación y por qué considera que debe realizarla. Si, a pesar de todo lo explicado, tú prefieres seguir esperando a que por algún milagro la situación se normalice puedes hacerlo, después de todo para intervenirte necesitan tu autorización. Recuerda que es mejor pensar que hay cosas que no se pueden cambiar por mucho que quieras y que cuanto más esperes más daño puedes estar haciéndole a tu bebe e inclusive a ti misma. Estoy segura que el doctor solo quiere lo mejor para ti y para tu bebe. La cesárea no es un fracaso, es simplemente que no somos superpoderosas y hay cosas que no podemos controlar ni manejar por más que queramos.

Generalmente, tu esposo, pareja o tu mamá (es usual que den autorización para que ingrese una persona) pueda acompañarte durante la mayor parte de la preparación y durante el nacimiento. En el raro caso de que la cesárea sea tan urgente que no le dé tiempo a tu pareja a cambiarse de ropa (ha de ponerse ropa esterilizada), o necesitas que te apliquen anestesia general, es posible que no le permitan permanecer contigo en el quirófano. 

Hoy en día no se suele administrar anestesia general, ya que te deja completamente inconsciente, excepto en las emergencias más extremas o si por alguna razón no puedes recibir calmantes locales.Lo más probable es que te administren una anestesia epidural o espinal, que insensibiliza la parte inferior del cuerpo, pero te deja consciente y alerta para el nacimiento del bebé. 

Si ya te han administrado una epidural para el parto, se utilizará también para la cesárea. Antes de la cirugía, se te proporciona medicación adicional para asegurar que estés completamente anestesiada. (De todos modos, es posible que sientas presión o una sensación de tirón en algún momento de la cirugía). Recuerda que a penas sientas un poco de dolor, por mínimo que sea, deberás avisarle al médico para que el anestesiologo tome las medidas correspondientes. No te pongas en plan de mujer valiente que aguanta todo!

Después te introducirán una sonda para drenar la orina durante el proceso e iniciarán una infusión intravenosa (si es que no tenías ya una puesta en el brazo). Te afeitarán la parte superior del vello púbico y te trasladarán al quirófano. Seguidamente te administrarán anestesia y levantarán una sábana por encima de la cintura para crear una barrera visual (así no puedes ver cuando te hacen la incisión). 

Una vez que la anestesia surta efecto, te pasarán un algodón o gasa con antiséptico por el vientre y el ginecólogo realizará una pequeña incisión horizontal en la piel. Después cortará a través del tejido subyacente, capa por capa, hasta llegar al útero. Cuando llegue a los músculos abdominales, generalmente los separará manualmente (en lugar de seguir cortando a través de ellos) y los retirará para dejar al descubierto lo que está debajo. 

Cuando llegue al útero, hará un corte horizontal en su segmento inferior. Esto se denomina "incisión transversal inferior". 

En raras circunstancias, el ginecólogo puede hacer una incisión uterina vertical o "clásica". Este podría ser el caso si el bebé es muy prematuro y la parte inferior del útero aún no está lo suficientemente fina como para cortar. 

Luego el médico mete la mano dentro y saca al bebé. Seguramente tendrás la oportunidad de verlo unos instantes antes de que se lo dé al pediatra. Mientras el equipo médico está examinando al bebé, el ginecólogo saca la placenta y comienza a suturar (coser la incisión). 

Dependiendo de la clínica  después de examinar al bebé, el pediatra se lo darán por lo general a tu pareja, quien puede sostenerlo al lado tuyo para que lo puedas mirar, acariciar y besar mientras te suturan, capa por capa. La última capa — la piel — puede cerrarse con puntos o con grapas, que generalmente se quitan entre tres días y una semana después. Cerrar el útero y el vientre lleva mucho más tiempo que abrirlos. Esta parte de la cirugía lleva por lo general unos 30 minutos. 

Una vez terminada la cirugía, te llevarán a la sala de recuperación, donde te controlarán cuidadosamente durante unas horas. Si el bebé está bien, lo llevarán a la sala y finalmente podrás tenerlo en brazos. Si tienes pensado dar el pecho, éste es un buen momento para intentarlo. Te puede resultar más sencillo darle de comer si ambos se acuestan de lado quedando cara a cara. 

Estarás hospitalizada aproximadamente tres días antes de volver a tu casa (depende de la clinica, de tu seguro y de lo que diga el doctor). Es buena idea tener a alguien que te ayude con las tareas domésticas durante las primeras semanas cuando regreses a casa, porque estarás molesta y necesitarás tus energías para recuperarte y dedicarte a tu bebé. Otra vez, NO TE LAS DES DE VALIENTE! Piensa que si te esfuerzas mucho y/o haces actividades que el medico prohibió podría hacer que la herida demore más en cicatrizar o hasta podrían abrirse los puntos nuevamente haciendo que la recuperación tome mucho más tiempo. Recuerda que te han cocido varias capas internas y apesar que veas tu piel casi cicatrizada por dentro el proceso es más largo.

You May Also Like

0 Comentarios

Sígueme en Instagram