Antonella y el colecho

by - martes, enero 21, 2014

Cuando me enteré que estaba embarazada y decidimos organizarnos un poco para decir que cosas se deberían comprar lo primero en la lista fue: LA CUNA. Era una compra primordial, importante y obvia. Dormir con mi bebe era un gran "No!". Era importante que todos tengan su espacio: mamá y papá por un lado, y los hijos en otro. Además el pensar que podría aplastar a mi bebe por lo mucho que me muevo me asustaba muchísimo.



Por suerte para nuestros bolsillos, los amigos del trabajo de mi esposo nos regalaron la cuna en el baby shower que organizaron. Así que ahí tuvimos un gasto menos (WIN!).

Luego nació Antonella y empezó el tema. Mi gorda, como todos los bebes, se despertaba varias veces por la noche, así que debía levantarme de la cama para darle leche. En algunas ocasiones, por el cansancio, me quedaba dormida con la bebe en brazos y cuando despertaba me daba el susto de mi vida de imaginarme que podría haberla soltado o algo así. Si comencé a darle teta en la cama fue más por un tema de seguridad que por intentar el colecho propiamente. Antonella tomaba hasta que nos quedábamos dormidas. El estar cerca mío la hacia dormir más tranquila y por más tiempo, además el dormir mejor para mí era un super plus!

Como se dan cuenta llegamos al colecho casi casi sin darnos cuenta y sin proponernoslo. Si bien mejoró mucho mi relación con Anto, con papá no tanto, sin embargo nunca se opuso.

Cuando Antonella cumplió los 7 meses nos dimos cuenta que ya no era la misma bebe, ya había crecido. Mantenernos cómodos, los tres, era cada vez más difícil. Por lo general siempre alguien que se sacrificaba, ese alguien era yo. Mi esposo y Anto dormían a sus anchas (con los brazos y piernas estiradas) y yo estaba apretada entre ambos. Además la gorda se despertaba más veces que de costumbre pues ya estaba incomoda.

Así se veía el blog, con la insignia de "En mi cama duermen tres"

Así que decidimos que ya era hora que usara su cuna, esa cuna que mas se volvió en depósito de sus juguetes más que un espacio para dormir.

Gracias a Dios, Antonella fue feliz  desde el primer día. Hizo algo que no hizo nunca: dormir de largo sin despertarse por las noches! Al parecer ya le estaba fastidiando dormir con nosotros. Así que con esto derribo el mito que dice que cuando duermes con los bebes, jamás podrás sacarlo de tu cama (Entienden abuelos, mamá, tías, tíos, amigos y demás!!!!)

Antonella durmiendo a sus anchas en cuna

Además el colecho lo sigue recomendando la Unicef aquí les dejo un link para que lean este interesante post: mamikanguro.com/blog/colecho-ventajas-y-desventajas-unicef-lo-sigue-apoyando/

You May Also Like

0 Comentarios

Sígueme en Instagram