En busca del mejor doctor

by - viernes, marzo 04, 2016

El estar embarazada significa que comenzará una etapa en tu vida en la que estarás llena de dudas y, es bastante probable, que esta etapa no termine nunca (madres del mundo, ustedes me entenderán). Una de las primeras dudas que te atacarán es dónde atenderte y qué doctor será el encargado de acompañarte en este momento de tu vida. Muchas optan porque sea el mismo doctor que ya las viene atendiendo pero, a la gran mayoría nos atrapan las dudas sobre si este médico es realmente el adecuado. Y es que una cosa es un médico que no haga un chequeo de manera eventual cada 6 o 12 meses y otra alguien a quien verás todos los meses y (seamos sinceras) tendrá que lidiar contigo en la etapa más sensible de tu vida. Muchas veces ser un doctor con muchos conocimientos o bastante instruido en su trabajo no es suficiente.

Imagen:tvcrecer.com
Cuando me enteré que estaba embarazada, una de las primeras cosas que hice fue revisar la póliza de mi seguro de salud. El médico que me atendía en ese entonces era muy buen doctor pero la clínica no me daba suficiente confianza para dar a luz ahí, así que necesitaba revisar mi plan (específicamente la parte de maternidad). Necesitaba revisar las clínicas y con qué médicos podía atenderme. Sabía que el ubicar un buen médico sería muy importante así que lo que se me venía no iba a ser tarea fácil. De él iba a depender que mi embarazo fuera una experiencia digna de recordar o toda una pesadilla. Y es que, lamentablemente, para algunos doctores traer otro niño más al mundo es parte de su estadística o simplemente cumplir con su trabajo y ¡chau! Para nosotras es darle nuestra vida y la vida de nuestras “vidas”.

Por eso te comparto algunos tips que me ayudaron a decidirme y que también podría ayudarte a ti en esta etapa.

1. Tu seguro médico
Si no tienes idea de por dónde empezar te recomiendo empezar por revisar tu seguro médico y ver el listado de clínicas donde podrás atenderte. Revisa bien la cobertura, es decir, que asume el seguro y que tienes que pagar tú. Cuántas consultas cubre, la cantidad de ecografías, los exámenes, vacunas, entre otros.  Consulta si además de el monitoreo del embarazo, cubre algunos contratiempos en el mismo parto. En mi caso, yo me di con la noticia que mi seguro no cubría los honorarios del médico durante mi cesárea cuando sólo faltaban 3 días para dar a luz. El médico supuso que la clínica me había avisado, la clínica supuso que la secretaría del doctor me lo había informado. Fue un momento muy desagradable por eso confirma bien todos los puntos para que estés tranquila. No te sientas mal de preguntar todo lo que necesites saber, estás en tu derecho.

2. Referencias
Si no conoces a ninguno de los médicos, pide referencias de tu familia y amistades, bien dicen que no hay mejor publicidad que el “boca a boca”. Si ninguno conoce a nadie, usa las redes sociales y el internet. Ahora existen muchos grupos de ayuda en facebook y diversas comunidades de mamis blogueras dónde varias mamis pueden ayudarte y recomendarte algún doctor basadas en su propia experiencia. Pregunta por los pros y los contras, no temas en guardarte nada, lo bueno de estas comunidades es que todas son mamás como tú y, en algún momento, pasaron por lo mismo así que ellas te entenderán perfectamente.

3. Conversa con tu doctor
Independientemente de las recomendación es que puedan darte tienes que conocerlo tú también. Saca una cita con él. Si quieres pueden acercarte a él y sincerarte, explicarle que no tienes médico y que quieres conocerlo para poder saber como trabaja. Si él acepta conversar contigo sin una consulta o la manera en la que pueda pedirte que saques una cita antes, ya puede ser un buen indicativo para que sepas si es el indicado o no. Aquí entra en juego tu sexto sentido que estará presente durante toda tu nueva etapa de maternidad. Si sientes que no es él, busca otro.

4. Compatibilidad de ideas
Que el doctor sea buena gente no es suficiente. Ahora tenemos muchos datos gracias al internet y las mamis estamos más informadas de diferentes temas por esto muchas ya tenemos un plan de parto y un plan de embarazo (por llamarlo de alguna manera). Así que es importante que le expliques al doctor y compartas tus ideas, creencias, expectativas para que sepas que tu médico y tú van por la misma línea. Por ejemplo, si quieres que tener un parto sin ningún tipo de medicinas busca un médico que acepte esto o si quieres que el papá de tu bebé entre al momento de dar a luz, debes consultarlo antes pues muchos médicos no te lo permiten o te ponen peros si quieres grabar o filmar el momento. No te guardes nada y si el método del trabajo de tu doctor no va con lo que quieres, busca otro. De lo contrario tus próximos nueve meses serán una tortura y una pelea constante con tu médico, ni el cambiará de pensar y, probablemente tú tampoco. Ahórrate el disgusto innecesario.

Imagen:elbebe.com
5. Doctor y ser humano
Es muy importante que el doctor no te vea como una paciente más. Que al verte recuerde tu nombre, que recuerde tu historia sin mirar el papel (ok, tal vez no recuerde todo pero con que sepa tu nombre ya sentirás la diferencia). Que te mire a los ojos, pues muchos ni siquiera lo hacen. Si es accesible a tus consultas fuera de su horario de trabajo. Que te tenga paciencia y que entienda que todo es nuevo para ti y que no tienes porque saberlo todo, que no tenga problema en explicarte las cosas 100 veces si es necesario. Recuerda que el médico debe darte la suficiente confianza para confiarle una tarea tan importante como la de traer tu bebé al mundo. Por ejemplo, mi médico me hacía dibujos de todo para que entendiera mejor, me dio su número celular, su fijo, su correo y el nextel para llamarlo cada vez que lo necesitara. Son pequeños detalles que te hacen darte cuenta que tu también eres importante para él.

Espero que estos detalles te ayuden y si tienes algun otro dato cuéntame para que ayudes a otras mamis. ¿A ti qué médico te atendió? ¿Lo recomendarías a otras mamis?





You May Also Like

0 Comentarios

Sígueme en Instagram