¿Tu hijo es intolerante a la lactosa?

by - viernes, julio 22, 2016


Soy intolerante a la lactosa y, haciendo memoria, siempre lo he sido pero recién me di cuenta cuando tenía como 10 años. La leche me gustaba y por eso no dejaba de tomarla, pero cada vez que lo hacía, me sentía fatal. Y es que en esa época además de la leche entera solo había leche light. Las deslactosadas y las sin lactosa empezaron a llegar mucho después. 

La intolerancia a la lactosa es un problema que aqueja a diario a muchas personas, y el desconocimiento sobre sus síntomas y los riesgos de su consumo lo convierten en un padecimiento silencioso que puede ser confundido con un malestar estomacal común, evitando así su detección y tratamiento. A veces, nosotras en nuestro afan de que coman todo, los obligamos a que tomen la leche pensando que el motivo por el que no la consumen es porque simplemente no quieren.

Pero ¿cuáles son sus síntomas y cómo evitamos sus molestias? El Dr. Arnaldo Hurtado, médico nutriólogo asesor de Laive, explica cuatro (04) puntos importantes, a tener en cuenta para poder diferenciarlo entre el hecho de que nuestros hijos no quieran tomarla y padecer intolerencia la lactosa.

1.Presta atención a los malestares. Los síntomas son el método más común de detección, y pueden ir desde el dolor abdominal, la sensación de llenura, náuseas y/o vómitos, hasta la diarrea y las flatulencias. Generalmente se inician entre los 15 minutos y dos horas pasadas de la ingesta de alimentos que contengan lactosa. Así que si tu hujo

2. Identifica qué tipo de intolerancia a la lactosa podría tener. No todas las intolerancias a la lactosa son iguales. Existen 03 tipos de intolerancia: la intolerancia primaria, la secundaria y la congénita. Algunas personas nacen intolerantes y por lo general los primeros síntomas se manifiestan cuando los niños son pequeños. Otras personas se hacen intolerantes por genética y con los años, y otras la padecen temporalmente por enfermedades o virus.

3. No abandones el consumo de lácteos. La creencia habitual lleva a los que sufren de intolerancia a apartar totalmente los lácteos de su dieta, lo cual es un paso equivocado. La leche brinda un aporte nutricional al desarrollo muscular y fortalecimiento del sistema inmunológico, por lo que se aconseja no abandonar su consumo, sino encontrar alternativas saludables que no contengan lactosa y puedan ser consumidas con tranquilidad.


4. ¡No te arriesgues! Usa productos 0% lactosa. Como ya te comenté, los grados de intolerancia a la lactosa no son los mismos para todas las personas. Algunas pueden ingerir pequeñas cantidades mientras que otras no toleran ni la más mínima y sufren casi de inmediato dolor y malestar. Por ello es recomendable el consumo de un producto con 0% lactosa, porque es el único que te asegura evitar la aparición de los molestos síntomas.

¡Ojo! No es lo mismo un producto deslactosado que uno de 0 gramos de lactosa. El deslactosado tiene cierto grado de este elemento, lo cual podría afectar a quienes sufren por ingerir mínimas cantidades. Por eso, es importante que el consumidor revise las tablas nutricionales en el empaque del producto para asegurarse de que sea un producto 0 gramos de lactosa porque es el único que asegura evitar la aparición de los molestos síntomas.

Ahora tenemos muchas opciones de alimentos para poder vivir una vida tranquila y que nuestros hijos puedan seguir consumiendo lacteos sin problema. Como siempre recuerda visitar a tu médico para que pueda dar un mejor diagnostico y le de una dieta adecuada para tu hijo.





You May Also Like

1 Comentarios

  1. Interesante artículo que toca un tema muy cotidiano, hay cantidad de gente que no sabe su intolerancia a ciertos alimentos, tenemos que prestar más atención que tipo de alimentación nos conviene. Además que en estos tiempos hay muchas alternativas y tipos de leches. Gracias por la información.
    Besos!

    ResponderEliminar

Sígueme en Instagram