Lo que mamá y papá nunca me dijeron

by - sábado, diciembre 03, 2016

Mis papás se separaron cuando yo tenía 3 años. No tengo ningún recuerdo de ellos juntos, algo obvio tomando en cuenta la edad que tenía. Mi mamá nunca me comentó nada de su separación, mi papá nunca hizo comentarios sarcásticos, ni en doble sentido. Jamás se sentaron a hablar conmigo a explicarme las razones que tuvieron. Sí, yo me enteré de todo cuando estaba bastante grande para poder procesar cosas que de niña solo podrían haberme hecho daño, armar ciertos rompecabezas que tuve en mi cabeza de cosas que no entendía y siempre por terceros, nunca por ellos mismos.


Mi papá casi no estuvo involucrado en mi crianza y la participación que tuvo en mis 30 años de vida ha sido mucho más esporádica de lo que me hubiera gustado o de lo que necesitaba. En términos económicos, tampoco hubo mucha actividad. Mi mamá nunca me mencionó nada del tema, durante buena parte de mi vida creí que él aportaba con una parte, como los papás de mis amigos, pero no fue así.

La relación entre ellos siempre fue educada y las puertas de mi casa siempre estuvieron abiertas para cada vez que vino a visitarme. Eso sí, nunca salí sola con él, siempre nos acompañaba mi mamá pero nunca se le negó la oportunidad de verme. 

Legalmente a mi papá le correspondía pasarme un monto mensual para mis gastos, es decir, alimentación, salud, educación, vestimenta entre otros. Si no me equivoco en ese entonces los papás debían cubrir el 100% de todo. Ahora, papá debe abonar el 50% pues mamá también puede y debe trabajar para abonar el otro 50%, así ambos se encargan de los gastos. Legalmente hablando, si un papá no pasa la manutención, pierde sus derechos de visita sobre sus hijos. O, sea si no pagas estás castigado y no lo ves, pero ¿y porque también se le castiga al hijo?

Los temas legales no fueron muy importantes para ella, optó por mi bienestar y  mi salud mental. Decidió no hacer un juicio por alimentos (algo en lo que no estoy de acuerdo pero tampoco critico porque conozco sus razones) y como ya les dije, nunca le cerró la puerta para que mi papá no pueda verme.

He crecido viendo historias de amigos y amigas como hijos de padres separados y ahora como los padres. Viven peleándose por diversos motivos en los cuales parece que lo último que importa es el bienestar de sus propios hijos, esos por los cuales supuestamente pelean. ¿Es necesario que los hijos sean tratados como trofeo de guerra? ¿Que escuchen peleas hasta el punto de tomar bandos? ¿Está bien que un padre o madre hable mal del otro con su hijo como si le contara su vida a un amigo? ¿Está bien que si un padre escucha a su hijo hablar mal de su otro papá, en vez de tratar de evitar que un niño viva con un sentimiento tan feo como el odio lo aliente o "respete sus sentimientos"? ¿Tendría el mismo "respeto" si escuchara a su hijo hablar mal de él mismo?


Durante 30 años mi mamá nunca ha hablado mal de mi papá, jamás me contó si pasaba dinero o no. Tampoco permitió que yo lo odiara ni hablará mal de él. Siempre me dijo qué hay cosas que los niños no entienden y que solo lo haría cuando sea madre, así como ese mismo día entendería porque ella hizo lo que hizo. Como de amor no se vive, ella en alguna oportunidad tuvo hasta tres empleos para poder sacarme adelante y, obviamente tuvo una ayuda maravillosa gracias a mi abuela que ayudó en mi crianza mientras ella trabajaba. Una ayuda que lamentablemente no todas las madres tienen.

Mi madre no es una santa pero ahora entiendo que para ella lo primordial siempre fue mi bienestar mental, que viviera sin conflictos ni alimente sentimientos negativos en mi. Ahora de adulta también tengo una opinión sobre mi papá y pues, obviamente, todas las acciones tienen una reacción. Y sí, hacer nada, también es hacer algo.Pero les agradezco a ambos que dentro de todos los problemas que tuvieron, yo jamás fui participe de nada. 

No les digo que hagan lo que hizo mi mamá. Luchen por los derechos que les corresponden a sus hijos, pero por TODOS sus derechos. Recuerden que un niño tiene derecho de tener una relación saludable con ambos padres. Los pleitos son de los adultos y ellos no deben verse involucrados nunca. Ámenlos no sólo para la foto del Facebook o el vídeo del snapchat. Ellos no tienen porque saber puntos y señales de las peleas ni los defectos del otro. Puede que sus hijos "estén de su lado" en medio de las peleas pero no tienen idea del daño que les hacen a futuro.

No les pido que compartan mi opinión pues sé que cada vida, cada historia, cada separación y cada familia es completamente diferente. Esta es solo la mía y mi razón de estar agradecida con mis padres por encima de sus defectos y sus errores. Solo espero que puedas pensar un poco más allá de ti mismo y pienses como debe vivir y que debe sentir tu hijo viviendo con odio y resentimiento por estar enterado de cosas que no le correspondía conocer.





You May Also Like

0 Comentarios

Sígueme en Instagram